lunes, 22 de agosto de 2011

Capítulo 69. FINAL(:

Bueno aquí dejamos el último capítulo, no se si habrá aún alguien que se pase por aquí después de tanto tiempo pero si es así, nos gustaría que en este último capítulo dejasen un comentario con lo que les pareció la historia... Un beso enorme a todas departe de Elena y Juli(:
Espero que les haya gustado y que disfrutasen tanto leyendo como nosotras escribiendo :)
Un beso se las quiere tokiitas! :D

Cap. 69 [Bill]
No podía creer lo que estaba haciendo, la estaba dejando irse sin impedírselo sin hacer nada al respecto estaba perdiendo a lo que más quería en el mundo.



-Bill de verdad vamos a dejar que se vayan- me preguntó Tom que estaba a mi sentado a mi lado.



-Si, no lo sé... Tom, tu crees que es justo que las obliguemos a vivir en nuestro mundo, el mundo de la fama- le miré serio.



-No sé, nosotros las queremos...-



-Pero cuando nos pasemos la mayoría del tiempo ensayando, en conciertos, entrevistas, cuando se pasen casi todo el día en hoteles y sin vernos esto se le hará muy duro- intentaba convencerme a mi mismo de que lo que estaba haciendo era lo correcto.



-Pero intentaremos compensarlas de otro modo- me dijo serio.



-¿De que modo? No Tom, yo al menos no obligaré a Elena a vivir de este modo que ella tanto odia- dije resignándome a perderla para siempre.



Mi hermano me miró pero no dijo nada, él tampoco llamaría a Julieta. Habíamos hecho lo correcto o al menos eso pensábamos, las queríamos pero no éramos tan egoístas como para obligarlas a vivir en nuestro mundo con todo lo que eso conllevaba.

Nos fuimos a casa sin decir nada por el camino, los dos nos sentíamos mal, cansados y sobre todo muy desanimados.



Cuando los días fueron pasando tuve ganas de llamarla, de decirle a Elena que volviese que estuviese a mi lado, que la quería, que dejaría todo por ella, pero luego volvía a la realidad, no podía cambiar lo que era, era famoso y por mucho que quisiera la gente me reconocía a donde iba, no podía cambiar eso.



-Tom, hemos hecho lo correcto ¿verdad?- le dije un día a mi hermano mientras veíamos la tele en el salón.



-Supongo- dijo mientras se comía otro trozo de pizza- intento no pensar mucho en eso, si lo hago me dan ganas de coger un avión dejar todo esto y largarme a España a por Julieta-



-Tienes razón, intentemos no pensar más en ellas, seguro ya son felices y ni se acuerdan de nosotros- deseaba con todas mis fuerzas que mis palabras no fuesen ciertas.



-No creo...- dijo Tom no muy convencido.



-Eso espero- seguimos viendo la tele y no nombramos el tema nunca más.



Aún hubo días donde quise llamarla y un día lo hice, pero me contestó un chico que por lo visto no hablaba alemán, le pregunté por ella en inglés y me dijo que estaba dormida si quería que le dejase algún recado o algo pero le dije que no, ella ya era feliz con otra persona mientras yo aún no la había olvidado... era hora de rehacer mi vida, de pensar en nuevas cosas, aunque en el fondo ella sería siempre mi gran amor, y por miedo no luché por ella, por lo que más quería.





[Elena]



Aquel día bajé del avión con ganas de subirme otra vez y volver con Bill, pero no lo hice, no se si por comodidad con la vida que llevaba o porque sabía que aquel mundo no era para mi. De todas formas en cuanto subí a aquel avión supe que lo había perdido para siempre y a pesar de seguir enamorados, de querernos ninguno de los dos luchamos por lo nuestro. Él se quedó en Alemania y yo me vine para España.



Tardé tiempo en volver a encontrar a alguien como él, y de hecho no lo encontré, tengo un novio magnífico que me quiere mucho y al cuál adoro, pero en el fondo Bill sigue siendo mi gran amor, aún espero el día en que aparezca por la puerta a buscarme para escaparnos juntos sin importarnos nada ni nadie, aún sigo esperando ese milagro, pero creo que lo esperaré siempre.

Viendo noticias de famosos he visto que está muy enamorado de su nueva novia y aunque en el fondo eso me duele, solo quiero que sea feliz como yo intentaré serlo con mi novio, en el fondo siempre será mi gran amor y nunca lo voy a olvidar pero ahora tengo que intentar rehacer mi vida aunque sea lejos muy lejos de él.

[Julieta]

En el colegio me iba bien, estaba algo estresada ya que era mi ultimo año y tenia que empezar a estudiar para el selectivo de la universidad y todo eso, un dia, en casa del primo de Aldana, estabamos haciendo zapping para pillar alguna peli para ver y vi la cara de bill por un segundo... casi le grito a Aldana que volviera, pero no dije nada, al dia siguiente, en mi casa elena me llamó desde barcelona, me dijo que habia visto a Bill con otra tia en no se que cuidad, estaba mal, y yo tambien, no me gustaba escucharla con la voz al borde del llanto. Tomé el movil que me habia comprado Bill en alemania, y estube a punto de marcarle, pero luego pensé, capaz que habia cambiado de numero...

-¿Hola?- mi madre habia atendido el telefono- No, esta bañandose, dile que la llame despues... vale, adios.
¿y eso? ¿con quien habia hablado mi madre?

-Hace unos minutos llamó tia Sarah, dice que Tom esta en su casa, no se animaba a llamarte asi que le dijo a ella que lo hiciera.
-Mamá- fulminé con la mirada a mi madre. Yo y Elena le habiamos dejado claro a ella y a mi tia que no queriamos que nos hablen de los gemelos, suficiente era hablar con Sarah de vez en cuando.

Unos meses despues, elena habia vuelto a Madrid, yo me habia puesto de novia con un compañero del colegio, no me causaba lo mismo que tom, pero no niego que le queria mucho.
-Entonces... a ti tambien te llamó Tom - Dijo mi prima toda triste, mirando unas fotos que tenía en mi ordenador.
-te juro que voy a borrar esas fotos si sigues asi, hicimos lo correcto ese dia en el aeropuerto, luego de tu cumpleaños- le dije.
-Ahora me vas a decir que te has olvidado de Tom y que estas de lo mejor con ese tal... aiish ni el nombre se.
-Mira... desde tu cumpleaños que trato de ocultar que estoy mal, que no me importa lo que paso en el verano, pero mas de una vez lloré y tu me viste varias veces.

Tom siempre va a ser mi primer amor, si, a los 16 años me puse de novia y fue con Tom Kaulitz, nunca olvidaré ese fantastico verano, comenzó con peleas y gritos, pero terminó por un lado, de la mejor manera :) , espero algun dia volver a ver a los chicos, aunque sea caminando por la calle o en algun recital.

FIN!


jueves, 23 de junio de 2011

DISCULPEN D:

Hola :)  bueno como verán hace mas de 1O dias que no subimos cap :S, pasa que elena esta de vacaciones :S  en unos dias vuelve y lo escribiremos las dos juntas. LES PROMETEMOS que subiremos el cap que sigue :)  disuclpen la demora, enserio no nos gusta para nada dejar asi la novela D:  cuidense, se las quiere <3
küsse 

Atte: Juli & Ele

viernes, 10 de junio de 2011

Capítulo 68

Aqui nuevo cap, esperamos que les guste <3 

Cap. 68 [Elena]

Me desperté y miré el reloj que tenía en la mesita, las 12:00 a.m.
Bill seguía dormido a mi lado y me rodeaba con su brazo. Había sido una de las mejores noches de mi vida, el mejor regalo de cumpleaños que hubiera podido desear. Lo quería, no había duda de que después de tanto tiempo aún había algo en mi interior que se sobresaltaba cada vez que lo veía, el corazón empezaba a agitarse y parecía que quería salir cada vez que él me tocaba, era una sensación increíble.
Se suele decir que todo tiene su principio y su fin, y es cierto, ahora me doy cuenta de eso, de que todo tiene su fin, a favor o en contra de lo que uno piense. ¿Y si me quedaba a su lado? Esa idea rondaba mi cabeza, pero no podía hacerlo por mucho que quisiera yo no estaba hecha para ese mundo de fans, paparazzis, prensa… yo no había nacido para ser famosa y la idea de serlo me aterraba, aunque la idea de dejarle lo hiciera aún más.
Sentí como se despertaba poco a poco pero no me giré para mirarle, si lo hacía mis ganas de quedarme con él aumentarían y eso no podía ser.

-Buenos días- susurró en mi oreja.

-Buenos días- me di la vuelta para quedar cara a cara.

-¿Cómo has dormido?- preguntó.

-Muy bien- acaricié su cara.

-Bill yo…- quería explicarle porque tenía que irme aunque yo no quisiera.

-No digas nada- dijo y a continuación me besó, suavemente.

-Voy a ducharme y luego bajamos a desayunar ¿si?- dije.

-Está bien, te espero- sonrió.


[Bill]

Era increíble, a pesar de estar tanto tiempo separados aún la quería como el primer día, como esas veces que nos escondíamos para estar juntos sabiendo que Julieta y Tom eran nuestras parejas, como esas veces en las que me moría por besarla y ella se hacía la interesante. No había duda de que la quería más que a nada, pero no podía obligarla a vivir en mi mundo, lleno de falsedad, hipocresía, mentiras y fans y paparazzis acosando día si y día también, ese no era su mundo y no quería que cambiara toda su vida por mí, si se lo pedía sería el ser más egoísta del mundo, aunque si se va … no quiero ni pensar que haré, pero está decidido tengo que hacer que no se quede aquí por mucho que me duela.
Salió de la ducha con una toalla, se veía tan hermosa. Se vistió y fuimos a desayunar.

-Elena yo…- no sabía como empezar- debo decirte algo- dije serio.

-Claro, dime- se veía preocupada, tenía miedo de que ella cambiase de opinión y estuviese dispuesta a quedarse conmigo, si eso fuera así debía impedirlo por mucho que me costara, sabía que este mundo la haría sufrir, los continuos rumores, fotos, y no quería que su vida cambiara así por mi.

-Creo que estos meses separados me han hecho pensar en lo nuestro y…- no me dejó terminar.

-Si yo también he estado pensando…-

-Espera déjame hablar a mi primero por favor- supliqué, me miró pero no dijo nada- bueno yo, he conocido a muchas chicas en este tiempo- abrió sus ojos de par en par, sabía que lo que iba a decir la iba a hacer sufrir pero a la larga era lo mejor para ella- y bueno… creo que al estar separados ya no siento tanta atracción como sentía por ti al principio- noté como miraba al suelo, se estaba haciendo la fuerte, la estaba haciendo sufrir y me sentía el peor ser del mundo pero era lo mejor para ella.

-Entiendo- dijo en un susurro casi inaudible.

Llegamos al salón donde desayunaríamos, llamamos a Tom y a Julieta para que bajasen y estuvimos hablando un rato, Elena no habló mucho, seguro por dentro estaba destrozada y yo era el culpable de todo eso.
Al terminar salimos hacía el aeropuerto.

[Elena]

Como podía decirme eso, tan pronto me había olvidado, tan poco había sido para él. Me fui a despedir de Tom mientras Bill lo hacía con Julieta.

-Te voy a extrañar mucho- dije casi llorando.

-Hey no quiero que estés triste, algún día tal vez nos volvamos a ver- dijo intentado animarme aunque él sabía tan bien como yo que eso no era cierto.

-Cuídate mucho y no te olvides de mí ¿vale?- dije esto último sonriendo.

-Como crees que voy a olvidarme de ti, fuiste mi primera novia “seria” ¿recuerdas?- dijo y sonreí- así me gusta, que tienes una sonrisa muy bonita, no quiero que estés triste no es un adiós es un hasta luego ¿vale?-

Afirmé con la cabeza y me abalancé sobre él, dándole un abrazo tan fuerte que sino fuera por mi escasa fuerza le abría aplastado.

-Te quiero mucho- dijo y me dio un beso en la mejilla.

-Y yo a ti- dije y se lo devolví.

Después de despedirme de mis tíos llegó el momento, la peor de las despedidas, él.

Sin decir nada me rodeó con sus brazos. No podía hacerme esto, no quería irme, pero él ya no me necesitaba ya no me quería como antes.

-Bill yo, te quiero, da igual todo lo que te dijera o todo lo que te supliqué que me olvidases yo no pude hacerlo- dije mientras las lágrimas caían por mis mejillas.

-Lo siento- dijo pasando su mano para secármelas- lo siento mucho Elena de verdad, te quiero pero ya no como antes ya no es lo mismo- noté como le costaba hablar y decir esas palabras.

-Bill pero… ¿ya no me quieres? Todo lo que pasamos…- mi voz se cortó ahí no podía decir ni una palabra más, solo sentía como las lágrimas caían una tras otra.

Me miró fijamente serio, frunció un poco el ceño y dijo.

-Ya … ya no te necesito, así de simple-

Abrí los ojos como platos, no podía creer lo que había escuchado, no, en verdad no había dicho eso.

-Oh Dios Bill, ¿Por qué me haces esto?- dije empujándole.

-Lo siento, Elena espera- sentí como venía detrás mía- por favor no te vayas así-

-¿Y como quieres que me vaya?- dije histérica.

-Por favor espera- dijo agarrándome del brazo.

Antes de que pudiera darme cuenta me estaba besando, no hice ningún esfuerzo por resistirme porque en verdad no quería hacerlo, quería que me besara una y otra vez, y a pesar de lo que me había dicho, que había sido cruel y mezquino lo quería e iba a disfrutar de nuestro último beso. Después de un rato nos separamos y me dijo.

-¿Recuerdas lo que te dije un día cuando estábamos en España?- me dijo serio.

Lo miré pero en verdad no recordaba lo que me había dicho.

-No, no recuerdo nada en este momento- dije llevando mis manos a la cabeza.

-Pues haz memoria, todo lo que te dije aquel día es cierto y lo sigue siendo- dijo y dicho esto me abrazó y se fue.

Me quedé allí de piedra sin saber que hacer, no sabía que me había dicho y el se iba se alejaba, me dejaba y yo ya no podía hacer nada por evitarlo.

Julieta vino a buscarme y subimos al avión.

-¿Estás bien?- me preguntó una vez dentro, ella se veía triste pero yo no estaba en el mundo en esos momentos.

-No- dije secamente.

¿Qué habría querido decir con esas palabras? Que me había dicho en España.
De repente me acordé y lo vi todo claro.

“-Lo siento, quiero que recuerdes siempre esto que te voy a decir, por mucho que te diga que no, que te lo niegue siempre escúchame siempre te voy a querer diga lo que te diga-

-Bill pero…-

-Prométeme que te acordarás de esto-

-Te lo prometo- “

Esas habían sido sus palabras, ahora lo veía todo más claro.

Continuará…

viernes, 3 de junio de 2011

Capítulo 67

Disculpas por la demora, no tenía tiempo :S  bueno espero que les guste y porfavor comenten :D  queremos saber que tal les parece :)

Cap.67

[Julieta]

La musica, el lugar, la gente, todo era perfecto, no podía faltar la camara, obvio, Georg, Tom y yo no podíamos dejar de sacar fotos, no se en que momento terminé bailando con Andreas, nos sacamos varias fotos, pero luego Gustav me susurró que fuera con Tom ya que se estaba poniendo un poco celoso.

-Enana, donde esta tu prima- preguntó Georg.

-No me digas asi Hobbit ¬¬ - dije y me senté al lado de Tom, él, Gus, y Andreas rieron ya que Georg habia puesto una cara de pocos amigos xD.

-Es verdad lo que dice Moritz Hagen, ¿donde está Elena? ¿y mi hermano?- preguntó Tom rodeandome con su brazo.

-Moritz Hagen te voy a dar a ti ¬¬ - dijo Geo y se puso de pie y Tom tambien, a diferencia de Georg, Tom tomaba todo divertido.

-Eeh sin peleas ¬¬ - dije.

-Como se nota que no conoces a Georg, nunca se enoja, mira- dijo Gus sentandose a mi lado y Andreas del otro.

Miré la "pelea" de Tom y Geo, solo se daban pequeños golpesitos y se reian, largaban uno que otro insulto pero nada tan malo como para enojarse.

-Buueno, volviendo al tema, ¿donde esta la cumplañera?- dijo Andreas.

-Heey ustedes dos, dejen de hacer el ridiculo- gritó Gustav.

-Llamaré a Bill- dijo Tom y sacó su movil- ... no me contesta-

-Y bueno, por aqui no esta, no los veo a nunguno de los dos- dije.

-Es obvio lo que están...- comenzó Tom.

-No queremos detalles, gracias-  dijo Andreas.

Luego de hacernos unas cuantas fotos mas, bailar y tal salimos de ahi y Tom me llevó a un ¿hotel?

-Creí que me ibas a dejar en casa de Sarah- dije.

-Te dije que esta sería tu mejor noche- dijo él y me besó.
Pedimos una habitacion y subimos, ya dentro Tom prendió la luz de la mesita mientras miraba por la ventana la hermosa vista de la ciudad. Sentí sus manos en mi cuello y un collar rodeandolo.

-¿Y esto?-

-El regalo por tus 17- dijo.

-No era necesario, ademas...- me tapó la boca y cerró la ventana.

-Solo disfruta- me besó.

No se a que hora me dormi esa noche, decir que la pasé GENIAL era quedarse corto, ambos disfrutamos lo que podía ser nuestra ultima noche juntos, luego, hola instituto, hola giras, hola distancia. Pero eso no importaba en ese momento, el estar con Tom me hacía olvidar de TODO.

-Te amo- me dijo cuando estaba a  punto de dormirse, lo besé y me acomodé a su lado.

A la mañana siguiente me desperté, Tom me estaba abrazando, el ya estaba despierto.

-Buenos dias- me dijo.

-Buenos dias- le di un beso- ¿que hora es?-

-Las 11:30am-

-A las 16 sale el avion a Madrid- dije levantandome de mala gana.

-Te vas... hoy- dijo él.

-Si- suspiré.

-Pero, hemos pasado estos meses separados, vienes, estamos una noche juntos y te vas- dijo algo enojado.

-Sabes que si fuera por mi me quedo contigo-

-Hazlo- me tomó de la mano- O estos meses fueron para nada?

-No, no sabes lo mucho que te extrañé, pero...-

-Porfavor, quedate conmgio, no te hará falta nada, estudiarías aqui, tu madre si quiere puede quedarse tambien- lo hacia parecer tan facil cuando lo decía... pero mi vida estaba en Madrid, mis amigas, mi familia... todo... menos él.

-Quiero... pero no puedo- dije y rompí a llorar, tom me abrasó y nos quedamos asi un rato hasta que sonó su movil, era Bill, decía que bajemos a comer con ellos. 
[...]

Durante el almuerzo nos juntamos con Elena y Bill, hablamos de lo que sería de nosotros, sería mas que dificil mantener contacto ya que con los estudios y las giras no coincidiríamos nunca para hablar, elena trataba de hacerse la dura pero terminó llorando igual que yo.

Si ya era dificil hablar entre nosotras sería MUCHO PEOR con los gemelos.

-Vamos, se hace tarde y aun tenemos que ir a casa de Sarah- dijo Bill y pagó la cuenta.
En el aeropuerto Bill me tomó del braso y nos sentamos en unas butacas.

-Enana, te voy a extrañar mucho- me abrasó- ¿Recuerdas cuando me choqué contigo el dia que nos conocimos?-

-Si, Tom estaba todo apurado y yo totalmente perdida- dije secando mis lagrimas- gracias por todo, te quiero muchisimo-

-Yo tambien, espero que podamos hablar algun dia-

-Lo dudo, pero quien sabe- dije- cuidate mucho vale?

-Lo haré, tu tambien. Vamos con los demás- dijo Bill y se puso de pie.

Fuimos con los demás, me sorprendió ver a la tia Sarah llorando, saludé a Simone y luego Tom se acercó a mi.

-No quiero irme- a quien engañaba, me iba en contra de mi voluntad.
Tom me abrasó y pude ver a mi prima hablando con Bill, él estaba secandole las lagrimas.

-No sabes cuanto te voy a extrañar, voy a extrañar que te enojes conmigo, que grites con elena, voy a extrañar estar contigo, besarte...

-ya te estas poniendo cursi- le hice burla, parecia mentira cuando se ponia asi- yo tambien voy a extañar tus besos, y confieso, cuando estaba con Bill me volvia loca cuando me besabas-

-Eso ya lo sabia ;) -

-Chulito ¬¬ -

-No te enojes, nos estamos por separar por quien sabe cuanto tiempo, lo ultimo que quiero es que te vallas enojada-

-No me enojé- lo abrasé otra vez.

-¿Cuando te volveré a ver?-

-No tengo idea... espero que pronto... si hay alguna fecha de el concierto en españa... supongó que iré- dije sin pensarlo dos veces.

Sonrió y me besó... en eso escuché que llamaban para que subamos al avion... era mi ultima oportunidad... o me iba y no veía mas a los chicos o me quedaba con él...
Saludé otra vez a Sarah y vi a Elena acercandose a mi, Bill se tiró sobre mi abrasandome de nuevo.

Continuará...

miércoles, 25 de mayo de 2011

Capítulo 66

Chicas nuevo capítulo por favor comenten se lo pedimos se que somos muy insistentes pero sino sabemos que les parece la historia nos desanima escribirla...
Muchos besos! :)

Cap. 66 [Elena]



Estaba nerviosa, o tal vez esa no era la palabra, pero sentía que mi corazón latía a mil por hora y es que en cualquier momento volvería a verle, en cuanto abriera la puerta él estaría detrás de ella. Había estado meses esperando este momento, el momento en que volviera a verle. Había intentado olvidarme de él, hacer como que ya no existía y que cuando lo viera no sentiría nada, intentaba hacerme la fuerte, pero ahora toda esa determinación había desaparecido, ¿Dónde estaban mis fuerzas ahora? Se habían ido, ahora solo deseaba abrir esa puerta y volver a ver ese maravilloso rostro enfrente de mí.



-Hola- saludaron los dos cuando abrimos la puerta.



Tom se abalanzó sobre Julieta y le dio un beso.



-Te había extrañado mucho- le dijo.



-Y yo a ti- dijo ella sin dejar de besarle.



Miré a Bill, no conseguí adivinar que pensaba, su expresión era un poco de sorpresa y otro poco de tristeza, no lo entendía ¿acaso el se había olvidado de mí?



-Hola- saludé tímida.



-Hola chicos, pasad hoy comeremos aquí y por la noche iremos a cenar a un restaurante- dijo mi tía toda alegre.



Pasamos a la cocina, Bill y yo seguíamos sin decir palabra.



-Elena ve a buscar un poco de sal, está en el armario del pasillo- me dijo mi tía.



Salí a buscar la sal, y Bill me siguió AL FIN. Tenía ganas de hablar con él aunque solo fuera para decirme “te he olvidado”.



-Feliz cumpleaños- dijo a mis espaldas.



-Muchas gracias- dije, tenía ganas de preguntarle tantas cosas ¿Por qué no me atrevía?- Bill yo… quiero hablar contigo-



-Pues aquí me tienes- dijo serio, no mostraba ninguna emoción.



-Yo… no se como decirte esto…- estaba nerviosa y no podía controlarme.



-Elena yo… hemos quedado en que lo nuestro no podía ser, nuestros mundos son incompatibles yo ya me he hecho a la idea, ahora te toca a ti- me dijo, se dio la vuelta y se metió a la cocina.



Me quedé de piedra, se había olvidado de mí, todo se había acabado, por un momento había estado dispuesta a quedarme con él pasara lo que pasara… pero ahora, ahora todo era distinto.



-Por cierto- dijo dándose la vuelta- te tengo un regalo para esta noche-









[Julieta]



Había vuelto a ver a Tom estaba tan feliz, no podía creerme que me hubiera estado esperando todo este tiempo, lo quería ahora si estaba segura de que lo quería más que a nada. Bill apareció por la puerta supuse que iría a hablar con Elena.



-Hey sabes porque Bill se porta así con Elena- le pregunté a Tom.



-No lo se, pero te digo que aún la sigue queriendo por si lo quieres saber- dijo sonriendo.
 -¿Por qué sonríes?-



-Porque te tengo conmigo, te parece poco- dijo besándome.



-Yo también te extrañé- sonreí.



Comimos y por la tarde estuvimos todos hablando y felicitando a Elena. Luego por la noche nos fuimos a un restaurante muy céntrico.



-Hey que tal con Bill- le pregunté a mi prima mientras nos vestíamos para salir.



-Bueno… no se, está un poco raro y yo la verdad ya no se que hacer, no se sí aún le gusto o si ya se ha olvidado de mi-



-Aún le gustas- dije mientras me pintaba los labios.



-¿Cómo sabes eso?- dijo sorprendida.



-Tom me lo dijo-



-¿En serio?-



-Ajam, listo- sonreí al espejo.



Ella también sonrió.

-Pero pasa algo entre vosotros, estáis un poco raros- dije.



-Supongo que será porque vamos a separarnos para siempre no se…- dijo mirando al suelo.



-Si bueno, a mí también me pasa lo mismo con Tom, pero al menos habla con el hoy, es tu última oportunidad- dije animándola.
 -Si tienes razón, ¿vamos?- dijo.



Llegamos 5 min. tarde al restaurante y los demás ya estaban esperándonos, en la comida todo fueron felicitaciones y regalos para Elena, le cantamos el cumpleaños feliz y la llamamos unas cuantas veces vieja aunque apenas cumplía 18 y casi todos eran más viejos que ella exceptuándome a mí.


Al terminar decidimos irnos nosotros a una discoteca que no quedaba muy lejos a seguir celebrando el resto de la noche.


Cuando llegamos todo estaba muy animado y Georg, Gustav y Andreas estaban esperándonos.



-Hey feliz cumpleaños- dijeron al ver a Elena.



-Muchas gracias- respondió esta y fue a abrazarlos.



-Bueno vamos nosotros para aquí- dijo Tom llevándome para un sofá alejado del resto.



-Elena está teniendo un buen cumpleaños me da pena que nos tengamos que ir- dije mirando al suelo.



-Hey, esta es una noche de celebración así que nada de caras triste, quiero verte sonreír ¿vale? Haré que sea tu mejor noche- dijo sonriendo.
 -Tom todas las noches que estoy contigo son buenas- dije sonriendo yo también.



Sonrió con su sonrisa de medio lado que volvía loca a cualquiera y me besó, de esa forma que solo él sabía hacerlo, y por unos momentos me olvidé de todo, de donde estaba y de que en unas horas no lo volvería a ver más.





[Elena]



Me sentía feliz, todos estaban en mi cumpleaños y no había mejor sitio en el que estar en esos momentos, pero Bill seguía desconcertándome, me hablaba pero no en el mismo tono de siempre.



-Voy a pedir algo- dije levantándome.



-Absolut con trina- dije cuando me miró la camarera.



-Yo lo mismo- dijo Bill a mi lado.



Me miró y sacó una bolsita que tenía en el bolsillo.



-¿Y eso?- pregunté.



-Tu regalo…- dijo dándomelo.



Abrí la bolsita, dentro había una pulsera muy bonita, dorada adornada con pequeñas piedras blancas.



-Es… preciosa- dije mirándole- muchas gracias- le abracé, al principio el no hizo nada pero luego me devolvió el abrazo.



-¿Qué te pasa?- dije mientras notaba como mis ojos se enrojecían un poco.



-¿A mi?- preguntó sorprendido.



-Si a ti, estás raro, te noto distinto, dime ¿me has olvidado ya?- cuando le dije esto intentó no mirarme- Bill por favor, dime la verdad sea lo que sea, lo aceptaré-



-Llevamos mucho tiempo separados y…- no le dejé terminar.

-Entonces es eso verdad, ya no me quieres- dije mientras notaba como una lágrima caía por mis mejillas.



No pude aguantar más allí dentro y me fui, corriendo salí por la puerta y empecé a caminar a paso rápido sin saber muy bien a donde me dirigía.



-Elena espera- oí que me gritaban.



Era él podía reconocer su voz entre un millón, que quería necesitaba estar sola.



-Elena por favor, hazme caso, ESPERA- volvió a gritar.



-Bill por favor, ahora no, necesito estar sola por favor- dije dándome la vuelta para mirarle.



Su expresión era triste, corrió y me abrazó con fuerza.



-Lo siento- le dije- de verdad que lo he intentando pero no puedo olvidarte, lo siento-



-Hey, mírame, no digas nada, hoy es tu cumpleaños solo disfruta- dijo y me besó.



Me separé un poco, no quería que estuviera conmigo por pena, sino me quería ya vería yo como arreglármelas pero su expresión no era de lástima al contrario era de deseo y de ganas de estar conmigo, al igual que yo con él.



-Bill…- me tapó la boca con la mano.



-No digas nada por favor, quiero estar esta noche contigo- dijo abrazándome.



No dije nada más, me limité a besarle con todas mis fuerzas.


Pedimos un taxi y nos fuimos a un hotel próximo y con muy buena fama, Bill pidió una habitación y casi sin hablar como habíamos estado todo este tiempo nos metimos dentro y disfrutamos de la que podía ser nuestra última noche juntos.



Continuará…